martes, 2 de febrero de 2010

Hibernación




Será que el frío dilata
todas las sensaciones de pérdida.

Hurgando dentro, oigo el frío.

El frío primero, veneno
con el que la vida enseña
su saña redundante y caprichosa.

Ese frío vulgar como de muerte
rumor
sepultado de heridas.

Sílabas del frío
contando los días
bajo los escombros.

Nada hay que haga sentir más homicida al frío
que la hemorragia cándida que vacía los ojos
de un inocente.








4 comentarios:

Turulato dijo...

El frío es sangre que gotea en silencio del alma rota

almena dijo...

mmm me han sonado heladoras las "sílabas del frío"

un besazo

Kalia dijo...

El frío se opone a la hemorragia. Ésta es tan cálida que quema el alma, mientras que el frío es un líquido seco que la mata.

Por eso te digo: pongamos nuestros corazones al abrigo del invierno. Y miremos esos ojos inocentes que nos inundan algunas veces. Solamente así seremos capaces de vivir.

Trini dijo...

Ese frío es "incalentable"

Besos