domingo, 28 de febrero de 2010

"Amaneciendo a la vida"
Óleo sobre lienzo
JOSÉ PRIETO LÓPEZ







Tan humanos fuimos
que hubimos de gatear con el alma puesta.

Y hay días que nacemos tan solos
que nos asustan los largos descubiertos
de nuestra breve historia.

Tan humanos fuimos
que de cerca nos tenemos miedo
y de lejos, angustia.

¿Cómo saber de ti con palabras ajenas?
Olvidemos la verdad y hablemos
háblame, de lo nuestro.

3 comentarios:

Turulato dijo...

¡Qué gran y egoísta verdad!. Lo nuestro...

Leodegundia dijo...

Si, hay días que nacemos tan solos que es lógico que sintamos angustia, angustia y dolor por esa soledad que no debería de envolvernos.
Muy interesante el cuadro.
Un besín

Kalia dijo...

Veo este cuadro hoy como una metáfora de mi vida hoy: intento de renacer asomando la cabeza a través de un mural de plástico verde.
Un abrazo.