sábado, 5 de febrero de 2011

“Es evidente que, en pleno siglo XXI, las tecnologías cosméticas de todo tipo y condición se han idealizado y normalizado en una sociedad que, mientras pretende vivir sin tener en cuenta el ineludible deterioro biológico y la caducidad del cuerpo, desacredita e incluso denigra a los cuerpos que envejecen”.
Cristóbal Pera: El cuerpo silencioso. Ensayos mínimos sobre la salud



CRISTINA IOTTI



¡Customízate!
(Te lo financiamos...)

Creemos en la democratización de la belleza
la comunión de las corporaciones
estéticas
en la rentabilidad de la imagen
como único capital social.

Creemos en la bienaventurada intercesión
de San Simon replicante
(S-oltero i-nmaduro m-asculino o-bsesivo n-arcisista)
patrono de los trabajadores de la noche
y de Sta. Barbie
(Beautiful-alien-reconstructed-baby-immature-engineering)
mortificada, incorrupta y glamurosa,
levitando sobre la punta del dedo gordo del pie
auxiliadora de las cinturitas de avispa
vientre plano
y culito en pompa,
icono de las que plastificaron su instinto
menospreciando los cuerpos bastardos y perennes.

Creemos en la mediación del bisturí
como experiencia artística
en la bondad de las prótesis-misil XXL
¡Porque tú lo vales!
en la ingeniería corporal amortizable
generadora de autoestima
en el advenimiento de los nuevos productos
retocados: integrales o por parroquias.
Garantizamos tu reciclaje y proyección profesional.


Creemos en los predicadores de laboratorio
en la ingente labor social de los Trendsetter
en los servidores de quirófano fieles de la lógica
ontológica
…del mercado.

Creemos en el sacramento estético
del pico de toxina
botulínica,
en el poder globalizador de la expresión humana
de los ídolos planchados, sonrisoterapiados,
tuneados, bronceados y estupendos.

Ser viejo no está de moda.
Con ayuda de nuestros especialistas,
aprenderás a amar a tus coenzimas
por encima de todas las cosas.

Piensa en tu futuro,
ser viejo ya es un delito
y acabará por estar penalizado.
Por una adolescencia-senil- responsable:
¡Evita el afeamiento de nuestros jardines y calles!




5 comentarios:

almena dijo...

ohhhh sí, es como un nuevo "credo"; el de esta nueva religión de las diosas belleza y juventud.

Está genial. Genial. Aunque... ufff, creo que yo ya soy un "delito" jajaja ayyyyyyyyyy

besos+besos, Marian

Kalia dijo...

El "mundo feliz" ya está aquí. Todo lo que no produce felicidad debe prohibirse. Es de muy mal gusto la enfermedad, la vejez y la muerte. Y también la pobreza, la violencia, la locura. No existen. Utilicemos la tecnología que para eso sirve el progreso. Bisturí, dietas, gimnasio. Y pastillas a todo tren: para dormir, para trabajar, para alegrarse, para olvidar. Solo falta que el "Sistema" vaya perfeccionando su capacidad para llegar a la conciencia da cada cual; aunque algo ya va logrando, con una educación adocenada, con una televisión vergonzante y una prensa manipuladora.

¡Menos mal que tenemos este invento de Internet!

Me ha parecido muy inquietante la composición que has elegido para ilustrar tu Credo Contemporáneo... ¿Terminaremos todos con cara de muñecos inexpresivos, sin una arruga ni una mueca? ¡Benditos viejos!

TriniReina dijo...

Genial poema, Mariam


Ayer mismo hablaba con las amigas, no de las operaciones de estética, sino del afán de quitarse años de algunas, o "descumplir" como dice mi hermana. Opiné y opino que hay que ser elegante hasta para envejecer y que el mundo es tan cruel e injusto, que hay quién con cada año cumplido celebra una victoria, y para quién cada año cumplido es un trauma universal:)

También los hay "enganchados" a los quirófanos.
Se atreverá algún gobierno a hacer una ley Anti-bisturí, como la Anti-tabaco?

En fin, que tengo más cicatrices que Jesulin, y cuando veo eso de meterse en un quirófano por aplazar unos meses lo inevitable, o sea, la vejez, me quedo pasmada de la memez humana. Pero que cada cual haga de su capa un sayo...

Besos

Leodegundia dijo...

Como siempre das de lleno en la diana, ese es el lema de hoy en día, ser bella y joven. Nada hay más importante y cualquier cosa se debe de sacrificar en nombre de ese lema. Se puede perder incluso la salud pero jamás la juventud, esa juventud falsa a base de botox, pastillas y operaciones varias. Que importa que con tanta modificación en busca de la eterna lozanía se pierdan los rasgos que nos diferenciaban a unos de otros dándonos personalidad, hay que seguir la moda y el que no la siga será rechazado en esta sociedad en la que se prima lo superficial y se desprecia lo auténtico.

Hace tiempo en mi blog reivindiqué mi derecho a ser fea y pasado el tiempo, ahora también reivindico mi derecho a ser vieja y a lucir mis arrugas y mis canas con orgullo.

Un abrazo

Turulato dijo...

Creo, que solo quiero, que un día alguien me cante una nana..