sábado, 10 de enero de 2009


(DES)FIGURA(DOS)



A veces sueño frases absurdas. Hay quien teme que el amor lo engulla; por ejemplo.
Quiero pensar que son fragmentos de otras que dije Te quiero o igual no, pero debí de decirlas U
n cuerpo explota Te odio
A veces callo porque no me da tiempo a separar unas imágenes de otras El amor es un dibujo y todas a la vez me abruman.
Tiene efectos inverosímiles El miedo, acorrala conjura imposibles en los ojos del otro
Yo tengo miedo ahora a esas frases absurdas que sueño, miedo si las dije o miedo si las dejé enterradas en el silencio agonizante y ahora despierta el deseo su rostro deformable todo marchaba fuíste tú quien me arruinó la vida y me atrapan.
Una voz me recrimina
las yemas abrasadas de ira el juguete roto
Yo tengo miedo ahora a ese sin decir que acumulamos porque no se cuánto de inacabado me pertenece y cuánto, en realidad, me sobra.








Jan Svankmajer (Praga, 1934) es un artista gráfico, escultor, diseñador y poeta checo; célebre por sus películas de animación.

6 comentarios:

Turulato dijo...

Crudo lo tiene quien teme que le engulla el Amor. Creo que es alguien incapaz de amar. El Amor es entrega y es la entrega lo que diferencia un te quiero de un estoy enamorado; son absolutamente distintos.

Puede que sea así porque los te quiero son fragmentos de otros anteriores que no calmaron la sed de amar. O simplemente, sin más, disfraces de diversos te deseo.
O.., gritos de huida. Cobardes gritos que dirigimos a otros cuando no tenemos suficiente entidad para imponernos a nuestras tristezas y carencias; esperamos que otro los reciba y parasitándole, podamos superar nuestras negruras. Puro egoísmo.

Amar, aman los valientes. Lo que ocurre es que los simples confunden valentía con fuerza física -o inconsciencia, que es más grave- y no perciben que vivir sin fuerza, y entregarse, requiere valentía.
Y quien ama a los débiles, se Entrega. Al Amor.

Callar.. Mirar y no decir.. Un roce, una caricia, sin palabras .. Son dibujos de amor. Y cada renuncia, un beso en tus labios.

El miedo es incompatible con el Amor. Y los celos. El Amor no es una acto de posesión sino de entrega.
Quien teme, sufre ante la posibilidad de no recibir y eso no es Amor. El enamorado da. Y cuando el enamorado no enamora, imagina .. Sueña imposibles..

Por eso no importa tanto lo que se dice; más bien, lo que se vive y se sueña. Momentos..
Y nadie arruina a quien se entrega. ¿Cómo?, ¡es imposible!. ¿Decaer, perder la vida un enamorado?. ¡Pero si la regala!, ¿cómo podríamos quitársela?.
No. Otra vez la confusión. Si "yo" busco recibir algo de ti y "tú" me huyes..; bien, admito que pueda considerarse en algún caso la ruina. Pero si yo pido a los Reyes Magos tu felicidad.. ¡Ni la carta pueden quitarme, que la lleva el viento!.

¿Sabes?. Si. Tengo miedo. A no saber amarte.

almena dijo...

¿Y si lo más aparentemente absurdo fuera lo realmente coherente?
Quién sabe...
;)

beso!

Kalia dijo...

Las palabras a veces parecen tener vida propia. Se amontonan aparentemente inconexas en nuestros espacios oníricos, pero nos asaltan cuando estamos desprevenidos formando frases que parecen con sentido.

¿Las dijimos?¿Las callamos? Seguramente ni lo uno ni lo otro. Seguramente las dijimos con nuestro cuerpo y las callamos con nuestros ojos.

Otras veces se nos acercan las palabras a nuestra memoria repitiendo o completando frases que alguien dijo o que nosotros mismos pronunciamos. Y de repente esas frases cobran un sentido que antes desconocíamos. Se iluminan de colores en nuestro pensamiento, entonces.

Tal vez por eso el amor no es un juego de palabras. El amor no se lleva bien con la palabra. Solo los poetas a veces saben domesticarla para permitir atisbar su rayo.

El miedo, sí, el miedo está reñido con el amor. Aunque el amor y el dolor son con frecuencia compañeros de viaje.

Cada uno arruinamos nuestra vida o nos la ganamos como queremos. Vamos por ella dando tumbos, eligiendo unos caminos y abandonando otros. Pero nuestra elección es nuestra vida. Por eso somos los únicos responsables de ella.

Por eso yo también creo que el amor no es nunca la causa de una ruina, que el amor es fuente de la luz; más bien es el desamor y el odio lo que nos arruina.

Anónimo dijo...

Sí, un día tuve miedo de esas frases que se estrellan contra las sienes y parecen venir de no sé donde. Pero hoy, les perdí el miedo y sólo quiero que esploten en mi cabeza para poder darles forma y crear un texto.
Es lo que has hecho tú, crear un hermoso texto con esas palabras que nos sobran o, tal vez echemos en falta...

Besos

Trini dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Leodegundia dijo...

Sentimientos encontrados, amor y odio, quizás los más opuestos y los más cercanos a la vez y ambos se expresan con fuerza arrolladora que en ocasiones los hacen temibles.
Un abrazo